En nuestro repaso por el curso de Iridología de los signos del iris hablamos a continuación de la corona nerviosa gruesa elevada y de la corona del sistema nervioso autónomo delgada.

Corona nerviosa gruesa elevada

Iridología. Corona nerviosa gruesa
  • Hiperactividad.
  • Exceso de energía en el estómago, demasiado peristaltismo. Este tipo de collarete tiene una alta reactividad, con diarrea, cólicos, espasmos, alteraciones gastrointestinales.
  • Gran cantidad de fermentación. Posibilidad de intolerancias alimentarias.
  • Pueden presentarse alteraciones en el equilibrio ácido-base.
  • En general, alteraciones linfáticas y /o insuficiencia del sistema linfático. Esto probablemente se deriva de los desechos que se acumulan alrededor de los vasos linfáticos de los intestinos. Causa inflamación e irritación de los vasos linfáticos periféricos.
  • Sensibilidades ambientales, sensibilidad al clima. Gran disposición a las enfermedades reumáticas en la vejez.
  • Se debe dar atención a las necesidades de la sección del iris que colinda con las porciones engrosadas de collarete.

Corona nerviosa delgada

Corona nerviosa delgada 2
Corono nerviosa delgada
  • Sensible, irritable.
  • Falta de energía nerviosa, carece de resistencia, sistema nervioso muy sensible.
  • La ausencia de corona o de sombra por la pigmentación (poco activa) indica tendencia a los espasmos, trastornos del apetito.
  • Mala absorción de minerales, como magnesio y calcio.
  • Asimilación deficiente de vitaminas especialmente la vitamina A.
  • Deficiencia en las enzimas digestivas, digestión delicada.
  • Fatigado, cansado, débil, los nervios no irradian suficiente energía.
  • Es necesario examinar los órganos que están fuera de las interrupciones en el collarete.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.