Dieta DASH para la hipertensión

Sangre densa: hipertensión
Sangre densa: hipertensión

La hipertensión afecta a más de 1 de cada 3 estadounidenses y es una enfermedad crónica potencialmente peligrosa que a menudo pasa desapercibida y puede dañar los órganos del cuerpo.

El riesgo de aparición aumenta con la edad y el 30% de los adultos mayores de 18 años muestra signos precoces de hipertensión arterial, que pueden ser mucho peor si no se tratan.

Dado que la presión arterial alta aumenta las probabilidades de accidente cerebrovascular y enfermedad cardiaca, la dieta DASH (Enfoques Dietéticos Para Reducir la Hipertensión, en inglés) ofrece una forma de autoprotección.

Dieta DASH

Los enfoques alimenticios para detener la hipertensión con la dieta consisten en evitar las grasas, carnes rojas y dulces; y procurar una dieta rica en frutas, verduras y baja en grasa y productos lácteos.

La dieta puede reducir la presión arterial elevada en tan sólo dos semanas, y también ha demostrado reducir la presión arterial entre los que están en riesgo de hipertensión, y reducir los niveles de colesterol.

La dieta también incluye pescado, pollo, nueces y granos enteros puesto que también ayudan en la reducción de la presión arterial. Se aconseja también bajar el consumo de sal.

La dieta puede ayudar a las mujeres de manera significativa a reducir su riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, según un nuevo estudio publicado en la revista Archives of Internal Medicine. Las mujeres cuyas dietas más se parecía a DASH tenían un 24% menos probabilidades de desarrollar enfermedades del corazón y un 18% menos probabilidades de sufrir un derrame cerebral que las mujeres cuyas dietas se desviaban más de DASH.

Ejemplo de menú de la dieta DASH

La dieta DASH se puede adaptar para satisfacer las necesidades diarias de calorías de una persona, pero el menú del día de la muestra, basada en 2.000 calorías, pueden incluir:

  • 6-8 porciones de granos integrales
  • 4 a 5 porciones de verduras
  • 4 a 5 porciones de frutas y de 2 a 3 porciones de productos lácteos sin grasa o bajos en grasa
  • 6 o menos de onzas de carnes magras, como pollo o pescado
  • 2 a 3 porciones de grasas y aceites

Se deben consumir nueces, semillas y legumbres en toda la semana, en 4 a 5 porciones; y los dulces deben limitarse a 5 o menos porciones por semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *