Zinc: sus propiedades

Zinc como suplemento
Zinc como suplemento

El papel principal de todo elemento traza es promover la acción catalítica de las enzimas.

El zinc es un mineral precioso que participa en la des hidrogenación y en los procesos de las peptidasas. Es específico para la carboxipeptidasa, que es la enzima que elimina el terminal aminoácido del extremo del carboxilo del péptido. Es también específico para la anhidrasa carboxílica, que es la enzima responsable en la eliminación final del dióxido de carbono del organismo (y en la producción del ácido clorhídrico en las células parietales de la mucosa gástrica).

El zinc es también parte integrante de la insulina, la hormona que se emplea en el tratamiento de la diabetes, y es esencial en la síntesis de todas las proteínas del organismo. Toda exigencia extraordinaria, física o mental, del organismo puede significar un incremento en las necesidades de zinc, o ser la causa de que nuestro organismo agote sus reservas de zinc, ya que los productos alimenticios ricos en fitatos y en fibra inhiben la absorción del zinc  de los alimentos.

Función en el organismo

  • Es constituyente de gran número de metalo-enzimas.
  • Regulador del crecimiento y apetito.
  • Interviene en el sistema inmunológico.
  • Mejora la cicatrización de las heridas.
  • Relacionado con la acción de la insulina.

Indicaciones del zinc

  • Enfermedades donde está aumentada la excreción de zinc: pancreatitis, diabetes.
  • Indicado en zonas de elevada sudoración.
  • Para adolescentes y en el embarazo.
  • Deportistas ya que suelen ser deficitarios en la dieta.
  • La salud de la próstata
  • La síntesis de las proteínas y la formación de colágeno.
  • Piel
  • Mantenimiento de un sistema inmunológico
  • La regeneración de los tejidos.
  • La agudeza del gusto y el olfato.
  • El mantenimiento de las concentraciones adecuadas de vitamina A en la sangre.

Principales indicaciones del zinc como complemento alimenticio

Artritis reumatoide, gingivitis, alcoholismo, epilepsia, prostatitis, cirrosis, hepatitis, ceguera nocturna, degeneración macular, acné, cicatrización de quemaduras, dermatitis, eczema, cicatrización de heridas, psoriasis, estrías, acrodermatitis enteropática, diabetes, enfermedad de  Hodkings, infección, SIDA, prostatitis, infertilidad, impotencia, hipogonadismo, amenorrea, falta de ovulación, retraso del crecimiento, úlceras, pérdida del gusto y del olfato, hiperactividad infantil, enfermedad de Wilson, etc.

Fuentes de zinc

Ostras, semillas de sésamo secas, bistec, pechuga de pollo, nueces, muesli, sardinillas en conserva, arroz integral, copos de salvado, cheddar bajo en grasa, pan integral, pasta integral, nueces de Brasil, cacahuetes, soja, legumbres, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.