Vitaminas A y D: efectos secundarios a altas dosisTomar el sol vitamina D

Las vitaminas A y D son las únicas que tienen riesgos para la salud por una hipervitaminosis.

Riesgos y síntomas de exceso de vitamina A

La vitamina A al ser liposoluble se almacena en el organismo cuando hay un exceso de su consumo. Es en especial el hígado el que acumula esta vitamina.

En el caso de lactantes se puede producir un abombamiento de la fontanela por aumento de la presión en el cráneo, vómitos y anorexia en el niño. En los  adultos  pueden ocurrir trastornos nerviosos, vómitos, dolores de cabeza y somnolencia.

Si el consumo de vitamina A continua los síntomas se pueden hacer crónicos. Entre estos están:

– Descamación de la piel (principalmente)

– Dolores violentos en los miembros

– Trastornos del comportamiento (apatía, fatiga, pérdida del apetito)

– Alteraciones de la piel y el cabello

– Irritabilidad

Estos síntomas se suelen presentar en caso de exceso de consumo de medicamentos o de aceites de hígado (dosis de 25.000 U.I. durante 30 días), sobre todo si se asocian tanto la vitamina A junto con la vitamina D. La dosis tóxica para un adulto suele estar alrededor de más de 150.000 U.I./día.

Por otra parte el exceso de provitamina A (betacaroteno) por un uso excesivo ocasiona una pigmentación marro anaranjada de la piel y las mucosas, en especial de la palma de las manos, la planta de los pies y las mucosas genitales. Lo mismo les puede ocurrir a los niños a los que se les atiborra de zanahorias.

Riesgos y síntomas de exceso de vitamina D

Esta vitamina se puede acumular en el hígado, riñones, glándulas suprarrenales, bazo, pulmones, intestino delgado y esqueleto.

Se tienen datos incluso de muertes por hipervitaminosis de la D debido a automedicación sin control y, sobre todo, cuando junto con la toma de vitamina D había un incremento de la exposición a los rayos ultravioletas del sol.

Existe este riesgo si se toma 1 mg/día durante mucho tiempo, ya que en pocas semanas se alcanza una dosis total de más de 30 mg.

Los síntomas de hipervitaminosis de vitamina D son:

– Anorexia con náuseas, vómitos, irritabilidad, fatiga física y psíquica.

– Poliuria (micciones frecuentes)

– Sed frecuente

– Palpitaciones

– Hipercalcificación con osificación precoz

– Depósitos de calcio en tejidos blandos

– Aumento de calcio en sangre

– Calcificación de los riñones (cálculos renales)

– Deshidratación e hipertensión

Al dejar de tomarla los trastornos van remitiendo en pocas semanas aunque se puede mantener la calcificación a nivel renal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.