Iridología. Estado degenerativo. 

Estado degenerativo en Iridología. Este es el estado final de la patología en el ser humano. En el iris se presenta con unas coloraciones más oscuras que en el crónico abarcando a casi todo el iris. Las lagunas o criptas aparecen más oscuras con puntos negros llegando a la última capa del iris.

Hay fibras cortadas demostrando que hay tejido destruido. Aparecen los anillos típicos del esclerosamiento del sistema circulatorio y metabolismo mineral. A estos signos oscuros y toxémicos hay que añadir signos claros de reagudización permanente indicando incluso que la enfermedad está invadiendo otros sectores del cuerpo. Aparecerán manchas de melanina que se reparten por el iris señalando la sobrecarga hepática.

Es en este estado de degeneración donde hay un grado muy severo de hipoactividad, que a veces avanza hasta la total destrucción de los tejidos. En esta etapa el tejido conserva muy poca, si acaso alguna, capacidad funcional. El resultado final de una enfermedad degenerativa es el fracaso del organismo en su intento por sobrevivir. Sin embargo, a veces, con un rigurosísimo régimen de salud el organismo ha respondido de forma favorable y ha podido recobrar un estado de salud más aceptable. Para poder conseguir este mejor estado de salud es necesario pasar por las llamadas “crisis curativas” que nos llevarán a los diferentes estados de salud que anteriormente hemos visto. Para comprender mejor esto en próximas entradas se explicara lo que es una “crisis curativa” y como se manifiestan en el iris.

Ejemplos prácticos de estados degenerativos en Iridología

Iridología. Estado degenerativo. Ejemplo 2
Iridología. Estado degenerativo. Ejemplo 1
Iridología. Estado degenerativo. Ejemplo 4
Iridología. Estado degenerativo. Ejemplo 3
Iridología. Estado degenerativo. Ejemplo 5
Iridología. Estado degenerativo. Ejemplo 5

En este primer caso (ejemplo 1) tenemos el iris de un hombre de 70 años afectado de Parkinson. Se aprecia la debilidad generalizada de la fibra iridiana, así como el cambio de color de la zona digestiva. Destaca en la zona cerebral locomotora una gran mancha de melanina

Iris de mujer de 75 años (ejemplo 2) con grandes problemas digestivos, intolerancia a numerosos alimentos, celiaca, mareos, pérdida de peso, etc. El iris se encuentra en un estado degenerativo de color muy apagado y sucio, con arco senil pronunciado, la zona digestiva muy oscura, pequeñas criptas y acidosis generalizada.

Iris de mujer de 56 años con cáncer de mama (ejemplo 3). Se destaca de forma notable el arco senil que abarca a todo el iris lo que indica los problemas de falta de oxígeno en los tejidos corporales y claro signo degenerativo.

En este iris tenemos el caso (ejemplo 4) de un hombre de 50 años diagnosticado de un tumor cerebral. Una vez más destaca el arco senil así como la pigmentación tóxica en la zona cerebral.

En este caso tenemos el iris derecho de una mujer (ejemplo 5) de algo más de 60 años con pigmento de melanina en la zona de la mama derecha y notable arco senil y de sodio alrededor de todo el iris. Esta mujer fue diagnosticada de cáncer de mama derecha.

Como podrán haber observado en este repaso por algunos casos crónicos y degenerativos, el signo iridiano “arco senil” suele formar parte de casi todos los casos crónicos y degenerativos. De la misma manera notamos que algunos de estos casos crónicos también pueden corresponder con casos degenerativos y viceversa, ya que como se explicó al principio de este curso la iridología no pone nombre a las enfermedades ni tampoco se puede hacer una perfecta delimitación de fronteras entre un estado y otro ya que dentro de los iris podemos encontrar sectores o áreas en diferentes estados. En este caso valoraremos el conjunto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.