Descripción del estado crónico en Iridología. 

El estado crónico es el tercer grado de esta cadena. Es lo que en homotoxicología se llama estado de impregnación debido a que hemos traspasado el llamado corte biológico. Los signos de este estado se manifiestan en el iris por un oscurecimiento progresivo de los signos y la presencia de pigmentos o manchas que son ya de tipo tóxico.

En este estado aparece ya dañada la estructura del estroma del iris de forma generalizada. Aparecen lagunas con bordes pigmentados, e incluso hay un oscurecimiento generalizado del iris con relación a su color base o heredado.

Estos signos crónicos aparecen como excavados o hundidos en el iris hacia la capa pigmentaria que recubre la zona posterior del iris.

Todos estos signos crónicos están ligados a un aumento de carga toxémica del sector u órgano donde estén asociados, indicando que el órgano en cuestión es incapaz de eliminar correctamente las toxinas acumuladas, e incluso, produciéndose daño por tales toxinas en el órgano afectado. En homotoxicología se dice que de la carga toxémica situada en la matriz extracelular hemos pasado a empezar a dañar las membranas celulares provocando una alteración en el funcionamiento celular. En la iridología, en este estado la zona del sistema digestivo está oscurecida recargando de toxinas al resto del organismo ya que no olvidemos es la alimentación inadecuada la fuente de los problemas que más tarde aparecerán.

Es en este estado donde hay una clara hipoactividad vegetativa. Este estado está asociado con la baja temperatura en el área afectada, rigidez, circulación deficiente, falta de oxígeno y nutrientes, dolor sordo o ausencia del mismo, pérdida del funcionamiento, falta de descarga o pus y muy poca inflamación, o ninguna. Las enfermedades crónicas son más molestas que dolorosas, pero de cualquier forma son muy serias. Se desarrollan a partir de debilidades heredadas o de enfermedades agudas o subagudas que no se trataron de la forma adecuada.

Estas enfermedades se vuelven más difíciles de tratar. Una terapéutica con medicamentos supresores, como lo hace la medicina convencional, puede ser lucrativo para los laboratorios farmacéuticos, pero jamás es curar; es procurar controlarla y estar condenados a tomar estos medicamentos hasta que se transformen en el último estado, degenerativo donde el paciente tendrá que saldar cuentas consigo mismo. Es en este estado donde la cirugía, por lo general se hace la protagonista.

La mejor y única forma de cura posible es la aplicación de las ciencias biológicas a nuestra salud: hidroterapia, geoterapia, trofoterapia, alimentación biológica, homeopatía, homotoxicologíafitoterapia, talasoterapia, etc., etc. si se llega a tiempo y el organismo tiene la vitalidad o capacidad de reacción para volver a producir una fase de reacción o fase aguda.

Iridología Estado crónico. Ejemplo 1

Ejemplos prácticos de estados crónicos

En esta primera fotografía (ejemplo 1) observamos el iris derecho de una mujer de 48 años. Se aprecia una constitución biliar en estado crónico. El color del iris es muy sucio en un 90 por ciento del iris. La toxicidad está generalizada. Se aprecia una gran mancha entre las 2 y las 3 horas señalando a la zona de la glándula tiroides muy hipoactiva y afectando a toda la zona de la garganta. En este caso esta persona fue operada de obesidad mórbida; su tiroides no funcionaba.

Este es el caso (ejemplo 2) de una persona de 78 años con un arco senil bien marcado y oscurecimiento generalizado de todo el iris. Es una constitución hematógena o sanguínea. La persona sufrió una trombosis.

Iridología Estado crónico. Ejemplo 2

En estas otras fotografías (ejemplo 3) de un iris linfático tenemos el caso de una mujer de 73 años. Padecía de hipercolesterolemia, glucosa alta, tendencia a los cálculos renales y estreñimiento crónico.

Se puede observar la debilidad de las fibras en la zona digestiva y del colon ascendente. La toxicidad acumulada en el colon hace que la zona cerebral esté más cargada de desechos del metabolismo.

Iridología Estado crónico. Ejemplo 3

Se observa a las 8 una mancha de rufina que se asocia con deficiente funcionamiento del páncreas y dificultad en digerir grasas. En la zona renal también se aprecian lagunas de tipo crónico que señalan a la hipofunción del riñón.

En el siguiente caso (ejemplo 4) tenemos el iris de una mujer de unos 70 años que había padecido una trombosis. Una vez más se aprecia la cronicidad del aparato digestivo (zona central) por un color marrón muy destacado. Notemos que el fondo del color de este iris es azul, pero los malos hábitos de vida han conducido a la cronicidad generalizada. Se observa un arco senil en la zona cerebral y como las fibras del iris están como endurecidas en la zona de las 9. Clara predisposición a la arterioesclerosis.

Iridología. Estado crónico. Ejemplo 4

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.