Signos pupilares en Iridología

Iridología. Signos pupilares.

Aunque la iridología estudia el iris de los ojos, por lo general también se incluye el estudio de la pupila. Repasaremos brevemente algunos signos a tener en cuenta en el estudio de la pupila.

El tamaño de la pupila

El tamaño de la pupila varía en una persona sana con la exposición a la luz. Al observar la pupila debe fijarse en si está centrada en el iris, su color y textura, tamaño, descentramiento y deformaciones. En general, la pupila es menor en la vejez y con la hipermetropía, y más grande en la juventud y con la falta de visión.

Lo ideal sería que las pupilas tuvieran el mismo tamaño y fueran perfectamente redondas. Las pupilas deben ser revisadas con una linterna y observando su reacción a la luz y al apagado de la linterna. Las pupilas sanas deben reaccionar a la luz de la misma manera que cuando una luz se dirige a un solo ojo. 

Miosis

Pupilas pequeñas

Si la pupila se contrae excesivamente a la luz normal, esto se llama miosis, y está relacionado con lo siguiente:

  • Tensión nerviosa generalizada en el cuerpo
  • Gran actividad de las glándulas suprarrenales o hiper-adrenalismo
  • Sobredosis de drogas en particular opio y morfina
  • Trastornos nerviosos, o enfermedades de la médula espinal

Midriasis

 Pupilas grandes

Si una pupila está extremadamente dilatada a la luz normal se llama midriasis, y está relacionado con lo siguiente:

  • Pobre tono muscular
  • Fatiga extrema
  • Anemia severa
  • Falta de vitaminas del grupo B y fósforo
  • Sobredosis de alcohol
  • Agotamiento de la glándula suprarrenal o hipo-adrenalismo
  • Irritación severa del sistema nervioso por ejemplo, epilepsia
  • Ciertas psicosis o manías

Anisocoria

Una pupila pequeña y otra grande

Esta disfunción se relaciona con lo siguiente:

  • Posible golpe en la cabeza
  • Meningitis
  • Obstrucción importante de la circulación
  • Enfermedad en un lado del cuerpo

En estos casos se precisa realizar un examen neurológico 

Hippus

 Las pupilas cambian entre grandes y pequeñas

Si las pupilas se contraen y dilatan violentamente bajo una luz constante esto indica lo siguiente:

  • Congestión cerebral
  • Degeneración nerviosa debido a un trauma físico o psicológico
  • Debilitamiento de las glándulas suprarrenales
  • Posibilidad de gusanos intestinales (helmintiasis)
  • Estados de ánimo cambiantes, fluctúan los niveles de energía, sensación de desequilibrio.

Aplanamientos pupilares

Son deformaciones planas de una parte de la pupila. Esto suele ocurrir por una atonía parcial del músculo esfínter pupilar. En esta ocasión tendremos en cuenta si el signo esta solo en un iris o en los dos; así como el sector de la pupila donde está el aplanamiento. La interpretación diagnóstica de este signo iridológico es de atonía o disminución del tono vegetativo en una zona determinada.

Los aplanamientos se clasifican según su localización. Esta localización puede ser: nasal, temporal, superior e inferior. El aplanamiento indica debilidad de la zona donde se encuentra.

Tipos de aplanamiento

  • Superior. Tendencias depresivas y estados psicóticos.
  • Inferior. Tendencia a una circulación deficiente en piernas o insuficiencia renal.
  • Nasal o temporal. Tendencia a trastornos de tipo respiratorios y problemas cardíacos, o problemas de la columna.
  • En diagonal. Tendencia a alteraciones hepáticas, trastornos de la columna, alteraciones del bazo.

Más de un aplanamiento pupilar

Este signo reviste más gravedad y se relaciona con alteraciones nerviosas psíquicas severas o incluso paranoia.

Descentramiento pupilar

A veces se observa que la pupila no está exactamente en el centro del iris, sino que se desvía hacia arriba o hacia abajo en diferentes grados de desviación. Estos descentramientos pupilares se suelen relacionar con inestabilidad psíquica, tanto por exceso como por defecto de energía. En estos casos debemos observar hacia qué zona se dirige el descentramiento, que sería la parte más comprimida de las fibras del iris. Son en estas zonas más o menos comprimidas donde tendremos en cuenta los síntomas.

La pupila tiene que estar centrada, aunque esté de forma natural ligeramente desplazada hacia la parte nasal superior.

Cuando hay un descentramiento de la pupila siempre hay una tensión de los órganos situados al lado hacia donde la pupila se ha desplazado; mientras que en el lado opuesto se observarán debilidades de las fibras iridianas. De modo que es fácil observar que la zona contraída presenta anillos de contracción y en la zona dilatada algunas lagunas.

Descentramientos nasotemporales

Son descentramientos horizontales y señalarán a posibles afecciones respiratorias, pulmonares y cardíacas.

Descentramientos superoinferiores

Son descentramientos verticales y señalarán a alteraciones del aparato genitourinario y del sistema nervioso.

Descentramientos diagonales

  • Nasal inferior. Este descentramiento señala a posibles alteraciones del hígado y de la columna vertebral.
  • Temporal inferior. Tendencias a alteraciones de la columna y el bazo.
  • Nasal superior o temporal superior. Indicará alteraciones de los sentidos y el cuello.

Ovalizaciones de la pupila

En otras ocasiones es frecuente observar como la pupila no presenta un círculo perfecto sino que se aprecia una ligera ovalización que puede ser más o menos pronunciada. Este signo suele afectar a los dos iris e indicará alteraciones más generales. Las ovalizaciones se relacionan con patologías graves del sistema nervioso o del cerebro como: parálisis, insuficiencia cerebral, neurosis, ansiedad, trastornos circulatorios, hemiplejías y/o congestión cardiaca.

La regla para las ovalizaciones es: el eje más corto está sometido a una mayor presión, por lo tanto habrá contracción en esta zona, mientras que en el eje más largo habrá debilidad.

Explicación de las fotografías

Iridología. Signos pupilares. Descentramiento

En la siguiente foto a la derecha observamos un claro desplazamiento de la pupila por desequilibrio el sistema nervioso.

Sin embargo, en la segunda fotografía el descentramiento y la ovalización de la pupila no se debe a ninguna enfermedad. Es un defecto congénito. Por lo tanto, antes de aventurarnos en cualquier diagnóstico, el iridólogo profesional se asegura de preguntar a la persona antes de valorar el estudio de iris. En este caso el descentramiento de la pupila no afectaba a la visión de esta mujer.

Iridología. Signos pupilares. Defecto genético.

En la tercera fotografía vemos los iris de una mujer con las pupilas muy dilatas. Pasaba por problemas depresivos con varios intentos de suicidio.

Iridología. Signos pupilares. Midriasis.

 

 

 

 

 

En la foto inferior tenemos el caso de una mujer de unos 60 años con ovalización pupilar. Aunque no presentaba síntomas especiales sí tenía niveles elevados de colesterol.

Iridología. Signos pupilares. Ovalización.

 

 

 

 

 

 

 

En la imagen inferior la ovalización pupilar era debida a un traumatismo.

Iridología. Signos pupilares. Ovalización por trauma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.