A continuación analizamos las principales características de la constitución hematógena o sanguínea.

Constitución hemtógena o sanguínea

Principales características de la constitución hemtógena o sanguínea

Color del iris: marrón puro. Capa densamente pigmentada. El examen del iris con el iriscopio o lupa  nos indicarán las fibras subyacentes sólo en ciertos sectores del iris, lo que refleja insuficiencias de órganos (lagunas).

  • Las áreas de irritación aparecerán más blanquecinas.
  • Son comunes los anillos nerviosos.
  • Margen de la pupila es generalmente espeso.
  • Las debilidades son evidentes en todo el collarete o banda del sistema nervioso autónomo
  • La presencia de algún pigmento marrón en la esclerótica es normal en este tipo de iris.

Principalmente dentro de esta constitución están los iris en los que aparecen los anillos circulares o nerviosos. La tendencia de estos anillos indica una tendencia a sufrir espasmos de tipo nervioso, exceso de estrés o tensión. En general exceso de función nerviosa. A estos iris con la presencia de multitud de anillos circulares nerviosos se les conoce como iris de tipo tetánico.

En esta foto sí se aprecian anillos nerviosos así como oscurecimiento de la zona intestinal y glandular por tendencia al estreñimiento. Las zonas más oscuras indican lugares en los que las toxinas orgánicas tienden a acumularse. También se pueden apreciar rayos solares, es decir canales que indican los órganos con más acumulación toxémica con origen intestinal. 

Predisposiciones patológicas de la constitución hematógena o sanguínea

  • Desequilibrios en la composición de la sangre; por ejemplo, sangre espesa a partir de residuos nitrogenados y depósitos de ácido úrico.
  • Trastornos del tracto gastrointestinal derivados de la vesícula biliar, del hígado, o insuficiencias pancreáticas.
  • Un mal funcionamiento de los órganos eliminatorios pueden desarrollar en silencio diversas patologías.
  • Problemas del corazón y de la circulación, por ejemplo: venas varicosas.
  • Se manifiesta un mal funcionamiento de la tiroides a menudo en mujeres con problemas como por ejemplo, irregularidades menstruales, menstruaciones abundantes y prolongadas.
  • El estilo de vida y las condiciones del medio ambiente tienden a tener un mayor efecto sobre sus problemas de salud.

Recomendaciones de medicina natural para la constitución hematógena

  • Evite el consumo de carne, té, café y alcohol.
  • Depurar y nutrir la sangre con alimentos y tónicos, tales como los alimentos verdes y rojos de todo tipo, también plantas medicinales para la limpieza de la sangre.
  • Dietas alcalinas y administración de suplementos de ácido clorhídrico.
  • Suplementos para la desintoxicación del hígado y del colon.
  • Los alimentos ricos en fibra.
  • Regulares sesiones de ayunos cortos para limpiar el organismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.