Iridología: descripción del estado agudo. 

Se llama agudo o hiperactivo a un tejido que funciona en exceso. Este estado forma el primer eslabón en la cadena de la graduación patológica del iris. Dicho de otra forma sería lo que en homotoxicología se llama estado de reacción dentro de las tapas de enfermedad.

Iridología. Estados de salud

Se presenta como signos de color claro, brillante, limpio, y se forman cuando el tejido del iris está como hinchado, sobre elevado por las demás fibras normales del iris. De modo que el color blanco indica un estado agudo, catarral de irritación o inflamación y se relaciona con calor, enrojecimiento, inflamación, sensibilidad, pus, descarga e hinchazón. Representa un esfuerzo por parte del organismo para eliminar toxinas que alteran el correcto funcionamiento orgánico. Todos estos síntomas o problemas se presentan con la hiperactividad de los tejidos. A menos que sean hipoactivos y crónicos por herencia, los tejidos siempre se vuelven agudos antes de llegar a ser crónicos. Este es el orden que en la naturaleza se observa hasta llegar al estado degenerativo o de neoplasia. Estos casos de estados agudos nos informan que los órganos o tejidos están trabajando en exceso por un aprovisionamiento, también en exceso, de energía nerviosa para conseguir eliminar lo que por los canales naturales no se ha podido eliminar.

Una condición aguda, inflamada, es un primer paso necesario en el proceso curativo. Es decir, las condiciones agudas, inflamatorias, son un primer paso necesario en el proceso de la curación. Entender esto es importantísimo, ya que si queremos la verdadera curación necesitamos estos procesos de tipo febriles. Dentro de la homotoxicología es lo que se llama vicariación progresiva, es decir convertir una fase crónica en una fase aguda. Sin embargo, es aquí donde la gente cae en la tentación de suprimirse estos estados agudos, inflamatorios. La gente desea reducir o abortar la fiebre, la inflamación y el dolor, por lo que recurren a toda clase de medicinas, remedios y “soluciones” para obtener un grado de alivio de su estado agudo. Pero ¡ojo! las medicinas no curan, solo suprimen síntomas; es la naturaleza la que lo hace. Todas las medidas supresoras de los estados agudos lo que hacen es avanzar en el estado de agravamiento de la salud hacia el estado subagudo después crónico, y por último destructivo (vicariación progresiva).

Es en el estado agudo donde más notamos los síntomas y nos encontramos peor. El dolor y el malestar están asociados más con los estados agudos que los crónicos. Pero aunque los estados crónicos son menos molestos que las etapas agudas de la enfermedad, pueden ser más destructivos a largo plazo, y siempre presentan más dificultad para sanar.

Tradicionalmente, las señales agudas se han descrito como de tipo catarral; pero entendiendo catarro desde un punto de vista más general. Este se puede presentar como nasofaríngeo, pulmonar, intestinal, genital, o de cualquier otro órgano, y se manifestaría por la presencia de una hipersecreción de las glándulas mucosas inflamadas y una hiperfunción eliminadora de los órganos afectados. El proceso de excreción de la patología catarral es la mucosidad, también entendida en su concepto más amplio.

Explicación de la fotografía superior

En esta fotografía de un iris derecho de un joven de 23 años podemos observar diferentes estados en los que se encuentran las fibras del iris. Esto nos indica que diferentes órganos pueden estar pasando por estados o fases distintas.

Sin embargo, no podemos decir que una persona está en una fase por solo ver unas fibras del iris más o menos oscuras. Debemos observar lo que predomina en el conjunto de las fibras y hacer una valoración de la totalidad. De hecho, en este iris predominan las fibras en estado agudo o subagudo, sobre todo en la corona del sistema nervioso autónomo principalmente en su conexión con la zona de la cara, riñón, espalda, etc. y también observamos algunas zonas más oscuras (tiroides, genitales) señalándonos a órganos a los que debemos dar una cuidadosa atención para que no causen problemas en un futuro si todavía no se han presentado los síntomas pertinentes.

De modo que una vez más la iridología es una herramienta maravillosa que nos permite ver fortalezas y debilidades, predisposiciones y situaciones del presente. Nos indica qué órganos hay que empezar a cuidar y los nutrientes que debemos darles para fortalecerlos, qué órganos no deben hacer un sobreesfuerzo o abusar de ellos por su debilidad innata.

Iridología. Estado de salud agudo

 En el siguiente ejemplo tenemos el iris izquierdo de un hombre joven de 30 años en el que se puede apreciar algunas fibras del iris en estado agudo en la zona de las costillas por debajo de las 3 y en la zona del abdomen superior.

En las siguientes fotografías de dos personas diferentes notamos también el estado agudo de la corona del sistema nervioso autónomo junto con numerosas fibras del resto de los iris.

Iridología. Estado de salud agudo. Ejemplo 3 y 4

La fotografía izquierda es de una persona que presentaba tendencia asmática y dolores reumáticos. La foto de la derecha es de otra persona que padecía fuertes migrañas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.