Las manchas o pigmentos que aparecen en el iris son tal vez una de los primeros signos que saltan a la vista. De hecho cualquier persona siendo un poco observadora reconoce las manchas del iris de uno mismo que, o bien, ha tenido siempre o las ha ido adquiriendo.

Iridología. Manchas del iris

Uno de los padres de la iridología Nils Liljequist, empezó su estudio del iris intentando averiguar el significado de los pigmentos anormales de sus propios iris.

Las manchas no necesariamente indican lesión orgánica, ya que no afectan a la integridad del tejido del iris, pero son, por lo general, señales de sobrecarga metabólica, originadas por un defecto en la eliminación de productos tóxicos; aunque sí pueden tener que ver con el sector con el cual están localizadas.

Entre las manchas podemos distinguir, por un lado, aquellas que no tienen un límite definido y que impregnan grandes áreas del iris; y por otro lado, están aquellas manchas que aparecen con un límite más definido y que son de un tamaño más reducido. Además de esto están aquellas manchas que son el producto del uso de medicamentos y que dejan su huella en el iris.

Manchas topoestables o topolábiles

La pigmentación puede ser topoestables (pigmentos individuales estrechamente relacionadas con la ubicación) y topolábiles (pigmentos dispersos en general a través del iris).

Los pigmentos topoestables tienen una relación diagnóstica con el área en el cual están localizadas. Este tipo de manchas por lo general no tienen los bordes muy definidos, sino que se difuminan hasta desaparecer y según el color del pigmento así es la alteración.

Iridología: Iris con machas

Los pigmentos topalábiles no tienen  importancia diagnóstica a nivel local o de zona orgánica ya que no se relacionan con ninguna patología del sector en el que se presentan, sino que su indicación es general y también depende del color del pigmento. Son ese tipo de manchas que parecen flotar en el iris y los que más se relacionan con los procesos cancerosos.

Si los pigmentos son topoestables llaman la atención sobre un área en particular. Los pigmentos pequeños que aparecen pueden significar que el organismo está en una actitud defensiva  y que aumenta el riesgo de problemas futuros. Algunos pigmentos preceden a una patología, sin embargo, otras escuelas de iridología consideran que algunos pigmentos aparecen como una respuesta a una patología.

Algunas escuelas de iridología, como la alemana, han hecho una clasificación de las manchas por el color de su pigmentación. Aunque no nos vamos a meter en muchos detalles diremos que las han clasificado de la siguiente manera como veremos en el siguiente artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.