El otoño puede ser una época de cambios importantes que afectan a nuestra rutina y, por supuesto, también a nuestra salud. Habitualmente, en esta época del año, las temperaturas tienden a bajar y las lluvias se incrementan, lo que afecta a nuestras defensas y nuestro estado de ánimo en general.

Suplementos para el otoño

Por lo tanto, recurrir a la suplementación y no dejar de lado una dieta variada y equilibrada es fundamental para mantenernos fuertes durante el otoño. Apoya tu sistema inmunológico y protege tus defensas durante todo el año, especialmente ahora que está empezando el frío y necesitamos unas defensas fuertes y protegidas para encarar el invierno.

Suplementos con ashwagandha

Esta hierba medicinal ha sido utilizada a lo largo de los siglos en la Medicina Ayurveda. Se trata de un pequeño arbusto de hoja perenne que se encuentra en el sudeste asiático y la India, también conocido como “ginseng indio” y popular debido a sus propiedades neuroprotectoras y antiinflamatorias.

La ashwagandha destaca por su capacidad para ayudar a prevenir y reducir la ansiedad y el estrés. Por ello, en los meses de otoño e invierno, a medida que aumentan los niveles de estrés por los cambios en la rutina y la llegada del clima más frío, algunas personas recurren a suplementos como Ashwagandha.

Cabe destacar el potencial de esta hierba para modular el sistema inmunológico y apoyar las defensas. Las horas de luz más cortas durante esta temporada pueden afectar el estado de ánimo, lo que podría provocar cambios de humor o síntomas del trastorno afectivo estacional (TAE). Por ello, la capacidad de Ashwagandha para promover un estado de ánimo equilibrado cobra especial relevancia. Además de mejorar la calidad del sueño, entre otros beneficios.

El poder de la vitamina C

Es un potente vitamínico que contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunológico, al metabolismo y a la reducción del cansancio y la fatiga. A medida que el otoño marca el comienzo de un clima más frío y la amenaza inminente de la temporada de gripe, el atractivo de los suplementos de vitamina C se vuelve cada vez más evidente. El aumento en el consumo de vitamina C durante esta temporada está motivado por el deseo de reforzar el sistema inmunológico, una defensa vital contra los virus del resfriado y la gripe que se acercan.

Esta vitamina es popular por sus propiedades inmunoestimulantes, facilitando la producción y el funcionamiento de las células inmunitarias y fortaleciendo las defensas del organismo. Ideal para ayudar a mitigar la gravedad y la duración de los síntomas de los resfriado u otros trastornos estacionales, por lo que puede ser un valioso compañero durante los meses de otoño.

Por otra parte, es importante la acción antioxidante que la vitamina C aporta, ideal para neutralizar la exposición a contaminantes ambientales que pueden elevar los niveles de estrés oxidativo. Este antioxidante formidable contribuye a la neutralización de los radicales libres dañinos, protegiendo también la salud celular.

Suplementos de zinc en otoño

Este mineral interviene en el buen funcionamiento normal del sistema inmunológico, la protección de las células frente al estrés oxidativo y el mantenimiento saludable de cabello, piel y uñas, entre otros beneficios.

De hecho, con el inicio de la temporada de resfriados y gripe, muchas personas consideran incorporar suplementos de zinc a sus rutinas diarias, especialmente como refuerzo del sistema inmunológico. Esto se debe a la capacidad del zinc para regular las respuestas inmunitarias y mejorar la funcionalidad de las células, lo que podría servir de ayuda a la hora de reducir el riesgo de infecciones.

Más allá de la salud física, el zinc también desempeña un papel importante en la regulación del estado de ánimo y la función cognitiva. Varios estudios recientes sugieren su posible importancia para prevenir trastornos del estado de ánimo y deterioros cognitivos.

Conclusión

En resumen, los meses de otoño e invierno marcan el comienzo de varios desafíos estacionales para nuestra salud y bienestar. Desde un mayor estrés y vulnerabilidades del sistema inmunológico hasta los duros efectos del aire más frío y seco o el riesgo del aumento del daño oxidativo.

Mientras que nuestros cuerpos se adaptan a estos cambios ambientales, los suplementos alimenticios pueden funcionar como unos aliados seguros. La capacidad de estimulación inmunológica de la vitamina C, los beneficios multifacéticos del zinc y las capacidades de manejo del estrés de la ashwagandha ofrecen razones convincentes para considerar su incorporación a nuestras rutinas de bienestar otoñales.

Referencias

Meletis CD, Wilkes K. Immune Competence and Minimizing Susceptibility to COVID-19 and Other Immune System Threats. Altern Ther Health Med.

Chandrasekhar K, Kapoor J, Anishetty S. A prospective, randomized double-blind, placebo-controlled study of safety and efficacy of a high-concentration full-spectrum extract of ashwagandha root in reducing stress and anxiety in adults. Indian J Psychol Med. 2012 Jul;34(3):255-62.

Tardy, A.-L., Pouteau, E., Marquez, D., Yilmaz, C., & Scholey, A. (2020). Vitamins and minerals for energy, fatigue and cognition: A narrative review of the biochemical and clinical evidence. Nutrients, 12(1), 228.

Prasad AS. Zinc in human health: effect of zinc on immune cells. Mol Med. 2008 May-Jun;14(5-6):353-7.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.