A continuación enumeramos algunas limitaciones que tiene la Iridología a la hora de dar información sobre la salud de las personas.

Iris patológico
  • Los niveles de presión sanguínea, azúcar y otros hallazgos de laboratorio. La iridología puede revelar una carencia o un exceso, ya sea de una sustancia o de una energía, pero no la cantidad exacta.
  • El tratamiento o medicinas que una persona está ingiriendo o ingirió en el pasado.Hace unos años al ser los medicamentos más sencillos sí se podía averiguar más o menos qué tipo de medicamentos se usaban; ahora al ser de formulas más complejas resulta muy difícil averiguarlo.
  • Las intervenciones quirúrgicas que una persona haya tenido. La anestesia inhibe el sistema nervioso e impide que se refleje en el iris. Sin embargo, a veces en el iris se puede ver la formación de tejido cicatrizado, lo cual sugiere una operación.
  • Los alimentos específicos que una persona ingiere o no ingiere. Se notará la tendencia nutricional del individuo pero no alimentos en particular.
  • El momento  y la  causa de una  lesión en  el cuerpo.  Puede revelar que  existió alguna lesión, pero cuándo….
  • La correlación entre el grado de inflamación de los tejidos y enfermedades o síntomas específicos. La iridología no puede diagnosticar enfermedades.
  • Las enfermedades por su nombre. No asigna nombres.
  • El sexo del sujeto analizado. La única pista es el rímel acumulado en las pestañas de la persona observada, y cada vez menos.
  • La caída del cabello y sus causas. No es por sí misma un estado de enfermedad del organismo.
  • El número de órganos con los cuales nació una persona. No puede decirnos si nació con dos o tres riñones.
  • La presencia de infecciones por levaduras.
  • Los dientes que causan problemas. La iridología en su desarrollo actual no puede localizar ubicaciones tan específicas. No sabemos en el futuro.
  • La presencia de cadmio, plomo, aluminio o algún otro metal.
  • El embarazo. El embarazo es una condición fisiológica normal de la mujer, no una anormalidad o alteración de los tejidos.
  • La necesidad de una intervención quirúrgica. Esto debe ser por evaluación médica.
  • La presencia de un tumor y su tamaño. El iridólogo puede muchas veces observar la alteración histológica que representa a un tumor, pero no puede distinguir si aquella se ha manifestado o no en la forma de un tumor.
  • La existencia de una hemorragia y su localización. La hemorragia no es una alteración de los tejidos en sí misma.
  • La diferencia entre síntomas, productos de los efectos colaterales de medicamentos y los síntomas de enfermedades reales. La iridología no diferencia entre síntomas.
  • La presencia de esclerosis múltiple, mal de Parkinson o peste bubónica. La Iridología no se propone nombrar enfermedades.
  • Si los signos de curación indican una elevación del nivel general de salud. Estos signos podrían estar situados en un solo área en particular y no indicar necesariamente una elevación del nivel general de salud.
  • La presencia de sida. La Iridología no ve virus.
  • La presencia de cálculos biliares o renales. Un cálculo o piedra no constituye una alteración del tejido
  • El bloqueo de una arteria coronaria. Se puede distinguir si existe alguna condición que predisponga a una persona a un bloqueo de este tipo, pero no puede descubrir claramente cuándo existe tal situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.