Si tuviéramos que responder directamente a esta pregunta la respuesta sería: la Iridología está en constante contradicción con las doctrinas, teorías, métodos y procedimientos de la medicina oficial.

Iridología y Medicina Natural
Iridología para conocer la hiper o hipoactividad de los tejidos

A igual que para muchos la Psicología no es una ciencia, sin embargo, la Psicología surge como una ciencia cuando encuentra en el hombre un objeto de conocimiento como la conducta, que puede ser observable y medible y llegar a conocerse de manera objetiva, como exige el rigor científico; en la Iridología ocurre algo parecido. La Iridología encuentra en el iris de los seres vivos (en este caso de los humanos) un objeto de conocimiento, que puede ser observable y medible de forma objetiva.

Desde este punto de vista, al igual que la Psicología se estudia en las facultades universitarias, la Iridología también debería ser estudiada. El problema reside en las conclusiones a las que se llega con el estudio de la Iridología y, como éstas, contradicen las de la medicina convencional.

La medicina natural ha hecho uso de la Iridología como herramienta de estudio del ser humano. Las conclusiones de este estudio han llevado a la Medicina natural a tratar las enfermedades por vías diferentes a la medicina convencional porque la Iridología le ha indicado que las causas son distintas.

La medicina oficial nos muestra las enfermedades como males diversos que deben ser combatidos por tratamientos químicos o quirúrgicos. En la mayoría de estas enfermedades no necesariamente se busca una relación entre diferentes partes del organismo como la causa de la enfermedad.

En la medicina oficial muchas enfermedades son atribuidas a microbios patógenos que invaden el cuerpo, no al terreno orgánico que hace propicia esa infección.

En la medicina oficial, es AHORA, cuando se está empezando a valorar los desequilibrios de la nutrición humana como factor a tener en cuenta en el desarrollo de las enfermedades.

Alguien pudiera decir que la ciencia médica con toda su maquinaria científica estudia y conoce mejor al ser humano que la Iridología. No vamos a discutir aquí la capacidad de análisis y diagnóstico de la medicina oficial en numerosos casos, pero tampoco podemos olvidar que hay muchos estudios que señalan la gran cantidad de diagnósticos erróneos que la medicina oficial tiene en sus espaldas y que se han confirmado o descubierto al realizar las autopsias.

 Las causas de las enfermedades según la Iridología

La  medicina natural y la Iridología, con Hipócrates, Kneipp, Khune, Bernard Jensen, Vogel, etc. nos dice que son las impurezas, las toxinas orgánicas (sean microbios, bacterias, toxinas, medicamentos, etc.) y la falta de nutrientes en la sangre y en los tejidos, el origen de los desarreglos  orgánicos, que es lo que conduce a la enfermedad.

La Iridología nos señala qué órganos son los más débiles y los más fuertes de la persona estudiada, así como la pureza de su sangre y de sus tejidos.

La Iridología nos enseña los órganos más faltos de vitaminas, minerales, oxígeno, o flujo sanguíneo. Nos indica la intensidad de la energía vital que tiene cada órgano del cuerpo.

 La Iridología no ve microbios, pero sí nos dice si el terreno orgánico de la persona es propicio para el desarrollo de infecciones.

La Iridología no pone nombre a las enfermedades porque al ser humano nos lo presenta como un todo. La Iridología no divide las enfermedades en miles de síntomas, más bien nos presenta al paciente como un ser unido tanto física, mental o emocionalmente; y la enfermedad es cuestión de hiperactividad o hipoactividad orgánica por genética deficiente, mal nutrición o carga tóxica heredada o adquirida por los hábitos de vida.

Por lo tanto, la Iridología contradice por completo a la medicina oficial en la búsqueda de las causas de la enfermedad y, como consecuencia, eso no es asumible por la ciencia médica actual. 

Los tratamientos de las enfermedades con la Iridología

Si la causa de la enfermedad es distinta según la Iridología y la medicina oficial, los tratamientos son distintos.

En la medicina natural el tratamiento va dirigido a corregir los desequilibrios que la Iridología nos señala. Si el colon es la causa de las dolencias de una cadera, por poner un ejemplo, corregiremos el estado del colon, y no solo trataremos el dolor de cadera con un medicamente químico como haría la medicina oficial.

Si el paciente se queja de artritis y observamos gracias  a la Iridología por la coloración del iris la acumulación de ácidos orgánicos, trataremos de eliminar los ácidos y alcalinizar el organismo con la nutrición pertinente. La medicina oficial daría analgésicos para calmar los dolores.

Si el paciente se queja de estreñimientola Iridología nos ayudará a encontrar la causa. A lo mejor no es solo cuestión de malos hábitos alimenticios, puede que el iris manifieste una atonía intestinal, o una dilatación de la pared del colon, o una falta de energía nerviosa. El tratamiento lo adaptaremos a la causa que encontremos en el iris; y por supuesto no procuraremos solo erradicar síntomas como lo haría la medicina oficial. Y así sucesivamente.

De nuevo este planteamiento entra en contradicción con la medicina oficial.

Otra contradicción entre la Iridología y la medicina oficial es la manera de hacer el seguimiento de los tratamientos. Cuando a una persona se la aplica un tratamiento basado en medicina natural y buscando las causas de las dolencias en la Iridología, y el tratamiento es el correcto, vamos a poder observar los cambios en el iris de la persona.

El iris es un perfecto “chivato” que nos señalará si la persona evoluciona favorablemente o no. Si el tratamiento es natural, y ha tenido en cuenta lo que iris nos señala, entonces veremos como el iris mejora a medida que la persona pone en práctica el tratamiento.

JAMAS veremos mejorar un iris con medicamentos químicos, antibióticos, quimioterapia, radioterapia, analgésicos, etc., etc. La razón ya la hemos expuesto, la medicina oficial se equivoca en el concepto de la enfermedad y por lo tanto, el iris en vez de reflejar los cambios positivos refleja el empeoramiento por el uso de los medicamentos farmacéuticos a través de los años. La medicina oficial con sus tratamientos empeora los signos del iris de los pacientes con el paso del tiempo, porque intoxica, debilita y mutila al organismo.

Sin embargo, cuando hacemos el tratamiento natural correcto, el iris se aclara, las fibras de la trama que representa a los órganos se fortalecen, aparecen las líneas de curación, se cierran lagunas, se borra el arco senil, se clarea el anillo de costra, pierden intensidad los rayos solares, el rosario linfática se aclara, etc., etc.

¡Cómo se va a estudiar en una universidad Iridología cuando pone de manifiesto errores tan garrafales!

No es tanto cuestión de quién tiene o no tiene razón, la Iridología, la medicina natural, la medicina oficial, etc. Cada medicina tiene su sitio dentro de esta sociedad tan compleja

Pero hay un detalle que hemos dejado para el final. Hemos dicho antes que la medicina oficial química con su arsenal de maquinaria y fármacos se equivoca en numerosas ocasiones en diagnósticos y tratamientos.

Dentro de la medicina natural, por supuesto, que el naturópata o profesional de la salud se puede equivocar en su tratamiento o estudio del iris, pero la IRIDOLOGIA JAMAS SE EQUIVOCA. El iris refleja a la perfección la salud de la persona. Nos da mucha más información sobre nosotros de lo que hasta ahora somos capaces de interpretar.

Cualquier maquinaria de diagnosis hecha por el hombre puede errar,  el hombre sea médico o iridólogo se puede equivocar, pero cuando estudiamos la anatomía y fisiología del iris y vemos como funciona llegamos a una conclusión: DIOS NO SE EQUIVOCA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.